sábado, 1 de enero de 2011

Crítica del film Brazil, de Terry Gilliam

En la materia Crítica Cinematográfica nos ocupamos de conocer algunos directores y recorrer su filmografía. El trabajo que tenemos a continuación, es un texto de análisis de la película Brazil, de Terry Gilliam, que estuvimos trabajando en clase, realizado por Romina Carballo de 4° año.

Sueños arrebatados

El hombre tiene fantasías y sueños. Estos se los suele representar libremente.
Pero en un mundo en donde la misma oscuridad pareciera consumir hasta la criatura más indefensa, en donde el terrorismo asola las calles de una ciudad surrealista, no es posible soñar libremente.
Sam Lowry (Jonathan Price), trabajador, un hombre mediocre, que se encuentra aprisionado como un esclavo, es oprimido por un sistema megaburocrático, que pretende mantener un orden y llevar a cabo innumerables acciones malévolas con tal de poder continuar con el orden.
Su escapatoria de este mundo son sus sueños y fantasías, que lo llevan a enfrentarse con peligros inimaginables.
La burocracia tiene su punto de inflexibilidad y el mínimo error que se cometa arrastrará a otros y se creará una seguidilla de disturbios.
Una simple letra puede ser la disparadora de muertes y torturas.
Los sueños parecieran cobrar vida en el mundo real cuando Sam reconoce a la muchacha con la cual sueña a diario.
La realidad es confundida por los sueños, el gran anhelo de todo ser humano, el escape.
Pero aun así, ¿vale creer y jugarse por sus sueños sabiendo las consecuencias a afrontar? ¿vale jugarse por amor sabiendo que se cometieron distintos actos contra el sistema y estos serán juzgados?, arriesgarte hasta el último punto y resultar una amenaza para la burocracia. Porque si no estás a favor sos considerado como enemigo.
Por más de que las barreras siempre estén, el hombre busca dejarlas de lado. Sam viola las normas, por amor, por su sueño. El simple hecho de hacerlo realidad lo lleva a desorganizar el Ministerio de Obtención de Información al que el pertenece.
Terry Gilliam en sus Films suele destacarse por la temática de la locura, ya que en varias películas se puede distinguir la figura de personas que no están bien mentalmente. Brazil no es la excepción, la idealización de un mundo en donde la sociedad es deshumanizada y desilusionada pero que aun así el amor puede superar cualquier obstáculo, es la fantasía que lleva al trastorno mental, la pérdida de la cordura.
La frustración es la principal asolación de los personajes, la asolación por no ser perfecto ni más bello que otro, por no poder ser libre y poder realizar todo lo que se siente y se desea.
Los sueños parecen no cumplirse, ya que el orden sigue en pie por más de que haya sufrido alteraciones, y el amor es arrebatado.
Es una creación futurista. Como en muchos Films el gobierno controla con un fin y la sociedad se encuentra enceguecida y no puede ver con claridad la verdad, en Brazil se da el control con la escusa del terrorismo. La sociedad es deshumanizada, y el mundo es consumido asimismo por la oscuridad misma.
Brazil demostró que por muchos obstáculos que se encuentren alrededor uno no siempre termina ganando.


Romina Carballo.
4° año - IESA

2 comentarios:

LetsProfane dijo...

Bien yo creo que el termino ''ganar'' es aquí relativo.
Sam buscaba un escape, si uno mira detenidamente la película, queda claro que ni el sabía que buscaba exactamente. Empero cuando la excitación de haberse liberado (al menos mentalmente) de la opresión que sentía lo había puesto en una situación que nunca estuvo ni en sus mas remotos sueños.
Si me preguntasen a mí, yo diría que sam ganó, al menos, ganó todo lo que un ser humano común podría ganar en esa situación:
Un escape de la realidad

Darío Acosta dijo...

Gracias por tu comentario se lo voy a transmitir a mi alumna, autora del artículo

Búsqueda personalizada