lunes, 1 de julio de 2013

¿Qué es Stop Motion?

En forma genérica se puede definir como el mecanismo para dar movimiento a objetos inmóviles, o que no tienen movimiento propio. El procedimiento fue desde un principio, hecho en forma mecánica, pero hoy tenemos la posibilidad de realizarlo de manera electrónica con herramientas informáticas.
La técnica utiliza imágenes dibujadas, marionetas, siluetas recortadas u otros objetos inanimados y registra fotograma por fotograma para cobrar movimiento solo en el momento de proyectarse.
En la animación, el movimiento –en lugar de existir en el momento de registro de la imagen- es el resultado final del proceso cinematográfico.
Aquí vemos un pequeño ejemplo de cómo se ve esta técnica.


La técnica existe incluso desde antes de la invención del cine mismo. Un buen ejemplo fueron las animaciones creadas para el praxinoscopio de Emile Reynaud.
La animación de muñecos en Stop Motion ha permitido al espectador de cine espantarse ante la devastación producida por King Kong, pero previamente presenciar a los dinosaurios como seres vivientes desde El mundo perdido (1925) a demás de prestar servicios en films como El Ciudadano y en las amenazas aladas de Los pájaros (1963).
La introducción de herramientas digitales dio un impulso tremendo a las técnicas de animación hasta incluso, reemplazarlas especialmente desde la animación digital de Jurassic Park (1993).

Cómo funciona el Stop Motion

Stop Motion es una técnica de animación que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas. Podríamos también definir esta forma de animar como la animación en estado puro, debido a que se construye el movimiento fotograma a fotograma; manipulando el muñeco con las propias manos, así como trabajando con otros materiales (plastilina, arena, recortes de papel, tizas sobre suelos y muros...) de manera progresiva, hacia adelante, sin posibilidad alguna de retroceso.


La sensación de movimiento se da por la sucesión de imágenes con ligeras variaciones. Así se comporta en general el cine y todos los medios audiovisuales. Actualmente, la apariencia de movimiento se logra utilizando 24 fotogramas por segundo (fps) lo que harían necesarios unas 1440 imágenes para cada minuto. Gracias a Dios en la técnica de Stop Motion no se necesitan tantas para dar una buena fluidez de movimiento pero sí se necesita mucho tiempo y cuidado para tomar todas las imágenes necesarias y que es resultado sea el mejor posible. Es necesario tener en cuenta que para largometrajes de animación se utilizan varios meses de filmación y mucho personal, pero también puede ser realizado de maneras más artesanales.

Cómo realizar un video de animación en forma sencilla

Tomaremos para hacer un ejemplo una serie de fotografías. Éstas deben ser tomadas con cierto cuidado y pensando en cuál sea el resultado final esperado. De esta manera tomaremos una buena candidad de fotos manteniendo el tipo y cantidad de luz y cuidando de tener armonía entre toma y toma. No deben haber muchas diferencias entre cada fotograma para que la imágen no salga con saltos de movimiento.



Luego de haber tomado las imágenes podemos usar un editor de video cualquiera. Todos sirven para este propósito. Se debe tener en cuenta la manera de hacer que, automáticamente, cada fotografía tenga una duración de una fracción de segundo en la línea de tiempo. Para una animación sencilla bastará con tener entre seis y diez fotos por segundo. NO es poca cantidad. Hay que esforzarse a este respecto para salgan bien.
Por último, queda el trabajo de poner títulos y sonido o música para dar mayor dinamismo a la historia. En nuestro caso, la historia quedó como se ve en el video de aquí abajo.



Fuentes
Wikipedia
Russo, Eduardo. Diccionario del Cine
Búsqueda personalizada